Vivimos en un universo abundante, en un mundo donde hay suficiente dinero para todos los que quieran y estén dispuestos a obedecer las leyes que gobiernan su adquisición. Hay una gran cantidad de dinero disponible. En realidad, el concepto de escasez no existe, ya que usted puede tener prácticamente todo lo que quiera y necesite.