La gestión de capital a menudo se ve como una idea aburrida y sofisticada que se deja mejor a los profesionales. Pero esto no podría estar más lejos de la realidad.  La gestión de capital es un concepto emocionante que todos los operadores serios deben entender.